El cosmopolita


15,00 € (IVA incluído)

ISBN 9788492422333

El cosmopolita

Fougeret de Monbron

Colección Los ilustrados, 5
120 páginas


Traducción y epílogo de Julio Seoane Pinilla

 

"Fougeret de Monbron conocía el secreto de la burla: no tomarse en serio nada ni a nadie, empezando por uno mismo" (Miguel Sánchez Ostiz, blog Vivir de buena gana)

 

Diderot llamó a Fougeret de Monbron «tigre con dos patas» a causa de su misantropía, su sarcasmo y su pesimismo, y probablemente se inspiró en él para el personaje del "sobrino de Rameau". El cosmopolita o el ciudadano del mundo no es sólo un libro de viajes en el que el autor deambula por media Europa perseguido por la justicia (de Turquía a Inglaterra, de Rusia a Portugal y España, con páginas muy sabrosas sobre nuestro país) sino también un ensayo desengañado en la tradición de Montaigne. Fue imitado por Voltaire en Cándido y elogiado por Lord Byron, quien colocó la primera frase del libro como epígrafe de Las peregrinaciones de Childe Harold.

 

Louis-Charles Fougeret de Monbron nació en Péronne, cerca de Amiens, en 1698. Aunque su familia intentó que se dedicara alejército o a la corte de Versalles, su «mal carácter» lo llevó a la bohemia parisina, los cafés, los teatros y los burdeles. Escribió relatos galantes como El canapé color de fuego (Ámsterdam, 1741), versos burlescos y satíricos, y una novela sobre la prostitución, Margot la remendona (Hamburgo, 1750), su obra más conocida. A causa del manuscrito de este libro, fue denunciado y encarcelado, primero en Fort l'Évêque y más tarde en la Bastilla. Si su pasión por viajar había comenzado a comienzos de la década de 1740, tras heredar la fortuna paterna, a partir de 1753 se hallaba ya en fuga continua (Rusia, Países Bajos, etc). En 1755 fue encarcelado de nuevo en la Bastilla. Desde su salida de la cárcel hasta su muerte en 1760 se recluyó en su casa natal. El cosmopolita o el ciudadano del mundo, relato de viajes y autobiografía de un pesimismo y una misantropía feroces, fue publicado en Londres en 1750.

 

"Si algo unifica todos los textos de Fougeret de Monbron  es una idea sardónica de la vida y los seres humanos (basada en el conocimiento de sus bajezas e hipocresías), un juzgar constante al mundo al modo de la parodia y la sátira" (J. S. de Montfort, blog La soledad del deseo)

 

"Sumergirse en esta obra, que atrapa al lector desde la primera página, es un auténtico placer intelectual. Divertida, mordaz, irónica y muy lúcida, resulta sorprendentemente actual. Es muy significativo que, antes de esta edición en Laetoli, El cosmopolita no se hubiera traducido al español. Buena prueba de que Fougeret tenía razón en cuanto a los calificativos empleados para describirnos. El empeño que ha puesto esta editorial en publicar joyas de este calibre en su colección 'Los ilustrados', merece reconocimiento y aplauso. Estos libros son el mejor medio para no perder de vista el uso de la razón y la inteligencia en busca de la lucidez" (Juan Luis Puente López, leonoticias.com)

 

"El cosmopolita es un texto singular, lleno de reflexiones interesantes y magníficamente escrito, que nos invita a pasar un rato en buena compañía" (Roberto Augusto, blog)

 

"Cuando a uno le recomiendan un libro del siglo XVIII y el principal aval es que es la primera vez que se edita en español, puede pensar que se va a encontrar con un rollo infumable. Nada más lejos de la realidad. Las escasas 110 páginas se leen de forma muy ágil y sobre todo divertida. De Monbron decían en su tiempo que viajó por todo el mundo para poder criticarlo. Diderot se refería a él como 'tigre de dos patas' y es cierto. Con un sarcasmo y humor ácido que parece sacado de los diálogos de House hace comentarios poco agradables de todos los sitios por los que viaja" (J. M. Mulet)

Publicidad
Publicidad