La paloma de plata


23,00 € (IVA incluído)

ISBN 9788493486297

La paloma de plata

Andréi Biéli

 

328 páginas

Traducción de María García Barris


A principios del siglo XX, Andréi Biéli ideó un tríptico monumental al que bautizó Oriente u Occidente. La primera parte de ese tríptico es La paloma de plata: el espejismo de Oriente, una inmersión en la Rusia profunda, el mundo de las sectas y el misticismo salvaje. La segunda parte es el espejismo de Occidente, la vida milimetrada y planificada, el juego cerebral: Petersburgo, el libro más conocido de Biéli y una de las novelas fundamentales de la literatura contemporánea. La tercera es Yo, Kotik Letaiev, publicada por Nevsky Prospekt, en la que Biéli trata de superar la antinomia histórica y vital entre los espejismos contradictorios de Oriente y Occidente.


"¡Albricias! ¡El ansiado día ha llegado! Años, lustros, decenios, casi un siglo hemos tenido que esperar para poder disfrutar por fin en nuestra honorable lengua de La paloma de plata [...]. Una pequeña pero ambiciosa editorial navarra, Laetoli, ha tenido el buen gusto de preparar la cuidada traducción de este volumen [...]. ¡Espabilen, lectores adormecidos!" (Ana S. Pareja, Go Magazine)


"Prepárense los lectores españoles interesados en la novelística rusa a disfrutar de un autor prácticamente inexplorado. Un disfrute total [...]. A Biéli parece haberle llegado su turno entre nosotros de manera irreversible. Que así sea, y que nosotros no dejemos de verlo y —sobre todo— leerlo" (V. A., Leer)


"Son esas dificultades lectoras, la sucesión de planos narrativos, por ejemplo, la compleja y arrebatadora prosa, desplegada de manera caleidoscópica, lo que dio a las páginas de Biéli su extraordinaria riqueza" (Miguel Sánchez-Ostiz, ABC)


"A veces es genial en el paisaje de las almas y de los bosques" (Alejandro Gándara, blog El escorpión).


"La publicación de La paloma de plata en Laetoli y Yo, Kótik Letáiev, en Nevsky Pospects, supone toda una celebración –y desgustación– literaria por el poder sugerente de la prosa de Biéli y por su importancia para entender la propia Petersburgo" (Fran Martínez, Rusia Hoy)

Publicidad
Publicidad